miércoles, 16 de enero de 2013

COMENTARIOS PSICOLÓGICOS SOBRE LAS ENSEÑANZAS DE GURDJIEFF Y OUSPENSKY



Después de una reflexión personal que surge en los últimos meses del año 2012, acerca del esfuerzo y sus resultados, y dentro de la misma línea de trabajo: "la autoobservación" como diagnostico, para una reflexión interna y ajustes necesarios, me apetece compartir parte del texto que pertenece a uno de los volúmenes del Dr. Nicoll "COMENTARIOS PSICOLÓGICOS SOBRE LAS ENSEÑANZAS DE GURDJIEFF Y OUSPENSKY", y dice así:

Cabe la posibilidad de decir que tenemos, por lo general, muchas ideas erróneas sobre el esfuerzo-Trabajo.Creemos que el esfuerzo es algo difícil, comparable al de trepar una cuesta empinada y cubierta de rocas, eligiendo el peor camino, alimentándose de pan duro, quedándose en  pie cuando hay la posibilidad de sentarse, vistiendo por así decir, un tosco sayal y cubriéndose de cenizas.Creo que el esfuerzo-Trabajo es inteligente y se funda en lo que se ha observado en uno mismo, a la luz de la enseñanza del Trabajo. El esfuerzo es justo no se asemeja al que efectúa un payaso de circo que se entrega a esfuerzos inútiles para entretenernos. Nos hace reir. Pero, en rigor,  ¿el payaso no  es nuestra imagen? No, el esfuerzo correcto proviene de comprensión, de ver lo que es necesario en un momento dado para trabajar sobre un@ mism@, y así, a menudo, es sencillo y fácil. Equivale a encontrar el interruptor adecuado lo la llave adecuada. ¿No comprenden que pasarse los años haciendo esfuerzos equivocados  es inútil y que dichos esfuerzos no tienen punto de comparación con un solo momento de discernimiento y esfuerzo correcto?Creo a veces que la tragedia de algunas personas religiosas radica en que han hecho toda su vida esfuerzos equivocados y así desformaron y desgarraron a tal   punto su carácter que se cristalizaron en su lado negativo.
Ahora bien, un ejemplo de esfuerzo inteligente es dejar de creer en una opinión fija, y aceptar otros puntos de vista.Este es un esfuerzo correcto sobre sí y posibilita el crecimiento del Ser. Debemos comprender que la personas llena de actitudes fijas, de topes adquiridos y prejuicios mecánicos está en una prisión. Se ha encarcelado a sí misma en la prisión de su propia psicología mecánica.Estamos, desde luego, todos en la prisión, y el Trabajo se propone mostrarnos cómo es posible salir de ella. Digo,salir de ella. Pero si una persona no  intenta salir, si sigue siendo un hombre/mujer mecánic@, no recibirá ayuda alguna y por sí misma le es imposible salir.
Ahora bien, hablaremos brevemente del esfuerzo. Recordarse a sí mismo es el esfuerzo más correcto que puede hacer una persona. Este esfuerzo nada tiene que ver con las quejas y los suspiros y las caras agriadas, ni con empeñarse en subir cuestas empinadas, por así decir, ni con el sufrimiento paciente que se padece en profundo silencio. No, el esfuerzo de Recuerdo de Sí es hacer lo que conviene.Debemos establecer una conexión y mantenerla.No es olvidar sino recordar que es preciso establecer esta conexión unas pocas veces por día o al menos una vez. Y, como dije a menudo, se la establece mediante la detención de algo-movimiento, pensamiento, tensión, tirantez, sentimiento, -dejando que todo se relaje- y tal vez se logrará una vislumbre de Recuerdo de Sí. Al intentar detener todo, se detiene todo lo que pega a la vida.Este ejercicio nos produce un cambio total en un abrir y cerrar de ojos.Nos pone en relación con lo que busca ayudarnos-hacernos salir de la prisión-. No se cansa un@ de reflexionar sobre este milagro.Pero el constante pensar sobre las preocupaciones y problemas y lo que hay que hacer es exactamente un esfuerzo equivocado y suscitará un identificarse mayor. Nos asemejamos entonces a una persona que desea, por así decir, arrastrar un navío a la cumbre de una montaña. ¿Para qué sirve tal esfuerzo? ¿ Acaso es posible navegar en la nieve que cubre la cumbre de una montaña?.

Os invito a continuar con la lectura en el volumen 3, pag. 419.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada