viernes, 19 de julio de 2013

"Prólogo de el libro" "Cuando me encuentro con el Capitán Garfio (no) me engancho.



Este pequeño texto creo puede ser de útil en diferentes momentos de la terapia como refuerzo intelectual a la vivencia de situaciones que se repiten en nuestra vida de pareja.

un beso, 
María José

PRÓLOGO A ESTA EDICIÓN
Estoy sentada frente a la mesa, mi mano sostiene el bolígrafo y
mi mente se obstina en poner palabras sobre el papel para que sirvan
de prólogo al libro.
Respiro... y me siento con el deseo de querer expresar mis sentimientos y mis ilusiones con respecto a todo lo escrito durante estos
meses, después... me preocupo...
Voy a ocuparme... Las autoras de Cuando me encuentro con el Capitán Garfio... (no) me engancho, somos psicoterapeutas gestálticas; partimos de la creencia de que a través del darse cuenta y de las emociones vividas y expresadas, el ser humano recobra su capacidad de ser persona; y que al sentirnos responsables de nuestra propia existencia, la aventura de vivir se convierte en algo maravilloso, creativo y pleno.
De nuestra propia experiencia como personas y como terapeutas han surgido los capítulos de este libro. Puedo asegurar que no son sólo palabras, sino sentimientos expresados por nosotras y por aquellas personas que deseando sentirse bien, han confiado en nosotras para conocerse más y para crecer.
No queríamos escribir un libro sobre teoría de la Psicoterapia Gestalt, sobre teoría ya hay, y muy buenos. Queríamos escribir, fundamentalmente, un libro práctico, un libro vivo, encaminado a movilizar al lector y, sinceramente, deseamos conseguirlo.
Finalmente, parece obligado hacer referencia al título, que resume de una forma general el contenido de la obra. Perls, el fundadorde la Psicoterapia Gestalt, en su Oración dice:
«Yo soy yo, y tú eres tú;
no estoy en este mundo
para llenar tus expectativas;
ni tú las mías;
yo hago mis cosas
y tú las tuyas».
Esta es la consigna de la persona sana, pero, por regla general,todos vamos buscando que alguien nos llene nuestras expectativas,nos deje agarrarnos, nos tape nuestra soledad, nos haga felices, ... y a su vez, lanzamos nuestros «garfios» para conseguir que ese alguien no se nos escape. Nos mantenemos en pie a costa de utilizar a los demás por muletas y cuando la muleta nos falla..., nos hundimos.
Somos Capitanes Garfio y buscamos Capitanes Garfio para agarrarnos, para acallar nuestra inseguridad, para poner un parche a nuestra existencia, para ir «tirando» en lugar de asumir nuestra identidad y vivir con los demás, no por y para los demás.
Por eso, nuestro deseo es que cuando te encuentres con el Capitán Garfio... no te enganches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada