martes, 14 de enero de 2014

Perls "Hablando de Neurosis".

Perls describe también la neurosis a través de una de sus funciones, la habilidad de
manipular: la neurosis es la sustitución del autoapoyo por apoyo ambiental (manipulación
frente autoapoyo). El neurótico carece en gran medida de una de las cualidades esenciales
que promueven la supervivencia: el autoapoyo.
La consecuencia de la manipulación es el juego de la autotortura. Se trata de una
guerra interna entre aspectos de uno mismo. A estas partes Perls las llamó perro de arriba
(topdog) y perro de abajo (underdog). El perro de arriba se expresa en forma
autoritaria, virtuosa, ejemplar, siempre tiene la razón, exige y amenaza. Tras él resuena lo
social, la norma interiorizada, lo superyoico. El perro de abajo se muestra defensivo,
adulador, víctima. Se justifica y pospone compromisos. Tras él resuena lo organísmico, el
impulso emocional, la inclinación genuina. Cada uno intenta controlar al otro y así se
perpetúa la autotortura. Ninguno es mejor que el otro, puesto que como juego neurótico
ambos se necesitan y por ambas partes se intenta mantener la contienda. La integración o
cura sólo se puede lograr cuando cesa la mutua necesidad de control entre ambos. Solo
entonces se escucharán el uno al otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada